Las pensiones en Costa Rica

October 18, 2016

 

Al menos 7 de cada 10 personas en Costa Rica dicen no tener ahorros ni bienes para mantenerse cuando se pensionen. Este fue uno de los hallazgos de la encuesta “Bancarización, finanzas y ahorro en Costa Rica”, realizada por la firma Unimer para la Asociación Bancaria Costarricense (ABC).

 

Según los datos de la encuesta, solo un 3,7% de las personas mayores de 18 años cotiza en planes voluntarios de pensión, mientras un 40,8% cotizan para la Caja Costarricense del Seguro Social y un 24,3% para el régimen obligatorio de pensiones complementarias. Además, solo un 31% de los encuestados dicen que tienen algún tipo de recurso o bienes para sobrevivir en el futuro.

 

 

Ahorro para el futuro

 

Uno de los componentes del ahorro nacional es el realizado por las personas en los sistemas de pensiones. Las personas ahorran durante su vida laboralmente activa para financiar un nivel de vida en la época de retiro o jubilación.

 

“Solo 3 de cada 10 personas tienen un ahorros para enfrentar su vejez. Es importante de que los costarricenses ahorren pensando en su retiro”, manifestó Ronulfo Jiménez, asesor de la ABC.

 

Costa Rica atraviesa por un proceso de envejecimiento demográfico que hará que en los sistemas de pensión de reparto, como el IVM, los trabajadores activos tengan que contribuir para pagar las pensiones de una mayor cantidad de jubilados.

 

De acuerdo con datos de la ABC, para el 2020, por cada 100 trabajadores activos existirán 43 personas dependientes, mientras que para el 2050 serán 61 las personas pensionadas por cada 100 trabajadores activos.

 

En el país hay un sistema mixto (reparto y ahorro individual) con un fuerte predominio del sistema de reparto, por lo tanto, el envejecimiento de la población implica importantes retos para aumentar el ahorro para la pensión.

 

Con reparto: menos mantendrán a más

 

Con un crecimiento de la población con mayor esperanza de vida y una menor natalidad, aumenta la cantidad de personas que dependerán de cada trabajador activo en un régimen de reparto.

 

“Esto nos trae un reto, la población que trabaja tiene que ser más productiva y tendrá que ahorrar más”, explicó Jiménez.

 

Si solo se toma en cuenta el aporte del régimen de reparto, como el IVM, y el régimen complementario obligatorio (ROPC) para toda la vida laboral, la pensión de un trabajador equivaldría a un 66% de su último salario.

 

Así las cosas, si el último salario del trabajador fue 500 mil colones, su pensión rondaría los 330 mil colones.

 

Uno de los mecanismos para asegurar un mejor ingreso, al menos individualmente, es mediante los planes de ahorro para pensión voluntaria.

 

Los trabajadores por cuenta propia y amas de casa son los que tienen menor cobertura.

 

“El trabajador debe comenzar a pensar en su pensión desde que comienza a trabajar”, dijo José Manuel Arias, vocero de la ABC y especialista en pensiones.

 

Según sus cálculos, si una personas ahorra un 5% de su salario podría aumentar el monto de su pensión en un monto equivalente a un 19% de su último salario. De esta manera, un trabajador con este tipo de ahorro podría aspirar hasta un 85% de su último salario, en lugar del 66%.

 

Las pensiones voluntarias tienen algunos incentivos: los patrones tienen gastos deducibles para el impuesto sobre la renta, el aporte del trabajador (hasta un 10% del salario) estará exento de cargas salariales e impuestos de planilla. También las inversiones que hagan las operadoras de pensiones están exentos de impuestos, lo que aumenta el rendimiento.

Categoría:

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Consultores Financieros Asociados © 2018

San José, Costa Rica. Tel: (506) 8729-8990

Email: info@cofiasa.com